FILMAN PRIMERA PELÍCULA CON TELÉFONO MÓVIL.

Los Ángeles. – Un cineasta independiente en Estados Unidos realizó lo que se cree es el primer largometraje filmado enteramente con un teléfono celular, cuyo estreno está previsto para la semana próxima en Los Ángeles con la actriz Gena Rowlands en el papel principal.
«Olive», una película de 90 minutos sobre una niña que cambia las vidas de tres personas sin decir una palabra, fue filmada completamente por el director Hooman Khalili con un teléfono multifunción Nokia N8, que tiene una cámara integrada de alta resolución y al que se le adapto un lente de 35mm para obtener mayor profundidad de campo, reseñó AFP.
«La tecnología avanza muy rápidamente y los teléfonos celulares con el tiempo harán todo, ya están haciendo mucho dijo Khalili, quién comenzó la preproducción del filme el año pasado.
Por eso, el director estadounidense emprendió «esta carrera para realizar la primera película con un celular», dado que sabía que alguien iba hacerlo tarde o temprano.
En http://www.olivethemovie.com pueden verse los cinco primeros minutos de «Olive», que ya está causando sensación antes de su debut en Los Ángeles en un teatro de cine independiente el 16 de diciembre, lo que la hace elegible para los próximos premios Oscar que se entregan en febrero.
En las fotografías colgadas en la red social Flickr del cineasta -quién también conduce un programa radial en San Francisco-, se ve el teléfono pegado con cintas a un trípode, un lente de 35mm y un visor, en una imagen que evoca un aparatoso «Transforme» fílmico.
«Es tecnología pionera», dijo el director desde San Francisco. «Claro, nuestro lente puede parecer grande y torpe, pero así es como son las primeras generaciones en tecnología».
La película costó menos de 500.000 dólares y fue financiada por Chris Kelly, ex ejecutivo de Facebook, y William O’Keeffe, un filantropo de San Francisco.
Extrañamente, el gigante filandes Nokia no participó en el proyecto: «Me enviaron un teléfono», dijo el director, «pero desde marzo de 2011 no volví a escuchar nada de ellos, desaparecieron».