El amor que muchos no entienden.

El mundo pierde sentido al apartarse del amor, no hay sentimiento más sincero que el amor, pero amar cuesta y amar de verdad cuesta más, solo apartándonos de los egos es que conseguimos abrirnos al amor.
Tal vez amar a una persona no sea una tarea ardua, ya que podemos ser correspondido, pero mantenerlo y que haya mutua comprensión en el tiempo es lo que cuenta.
Pero el amor que hay que mantener por siempre es el que debemos a Dios, y este es el que cuesta, porque aunque digamos que lo amamos nuestras acciones a veces dicen lo contrario. Amar al Señor es serle fiel en todo y eso conlleva apartarnos de las distracciones del mundo que nos apartan de la fidelidad al Señor, y aquí muchos no entienden, porque dicen amar a Dios, pero siguen como si nada en una burbuja relativista donde todo es permitido, donde lo que antes estaba mal ya no lo es porque vivimos en progresismo y no caen que el Dios que dicen amar es el mismo ayer, hoy y siempre.