POR QUÉ?

" Los cielos narran la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos "
(Salmo 19,2).

¿Por qué ese empeño, pues, en destruirlo todo, en hacer el aire irrespirable y ensuciar las aguas hasta agotar la vida en ellas?

¿Por qué no tratar con amor la tierra donde vives, el aire que respiras, el agua que te sacia?

Tomado de la Agenda 2007, San Pablo.

Quién con quién?

Chávez no deja de decir cosas que no tienen sentido en lo que el llama una revolución pacífica y todo aquel que le crítica se convierte en un enemigo, así esa crítica venga de su partido de algún dirigente que con valor le dice que ese no es el camino.